Categorías
Liderazgo

Salud mental en tiempos de contingencia

La llegada del COVID-19 ha traído grandes cambios en la vida empresarial. En los últimos meses, las empresas han tenido que hacer modificaciones drásticas en su manera de operar, con el propósito de cumplir con las disposiciones gubernamentales de sus países y de mantener la salud física de todos sus colaboradores. Los directores ejecutivos se mantienen ocupados en encontrar la manera de reinventar su negocio y de adaptarse  a la nueva modalidad de trabajo remoto. 

Es claro que las organizaciones están implementando las medidas y cambios necesarios para resguardar la salud física de sus colaboradores, pero esto no significa que estén prestando atención a la salud mental. La incertidumbre de la situación actual, el distanciamiento social y el cambio en la vida laboral, pueden llegar a tener grandes efectos emocionales en los empleados. En un estudio global realizado a más de 2,000 empleados en abril del 2020, el 66.9% de los empleados reportaron mayores niveles de estrés y el 57.2% un mayor nivel de ansiedad desde que comenzó la crisis.  Es importante que los altos ejecutivos estén al tanto de este problema, y que encuentren maneras de solucionarlo o evitarlo en su organización. A continuación, se muestran algunos consejos que los directores ejecutivos pueden implementar para velar por la salud mental de su fuerza laboral. 

1. Escuchar a sus empleados

Lo primero que se debe hacer para mantener la salud mental de los empleados es escucharlos y entender la posición en la que se encuentran. Esto es importante porque es difícil tomar acciones para ayudar a los colaboradores si no se entiende a profundidad cuales son sus problemas y preocupaciones. Para lograr esto, los directores ejecutivos podrían preguntar directamente a sus empleados cómo se sienten ante los cambios y la situación actual, y escuchar detenidamente sus opiniones y emociones. Esto puede ser complicado cuando se trata de equipos muy grandes, por lo que pueden también llevar a cabo encuestas para ver cómo se encuentra la salud mental dentro de su organización. Esto permite que los empleados sepan que su organización se preocupa por su salud física y mental. Además, en base a esa información se puede tener una mejor toma de decisiones. 

2. Tomar decisiones en base a necesidades

Una vez están claros los problemas, necesidades y preocupaciones de los colaboradores, se debe evaluar la mejor manera de brindarles apoyo. De manera general, se puede aconsejar e incentivar a los colaboradores a que cuiden su salud mental. Por medio de mensajes, pláticas, capacitaciones, recomendaciones de videos, libros, artículos, y otros materiales disponibles, se puede compartir con los empleados las mejores prácticas para mantener su salud mental.  Por otro lado, se pueden tener programas de apoyo emocional para los empleados que están siendo más afectados y que definitivamente necesitan ayuda. 

3. Crear un ambiente de confianza 

Tener programas de apoyo emocional no será de gran ayuda si los colaboradores no se sienten en la confianza de tomarlos. La salud mental puede ser un tema difícil de discutir, y puede que algunos empleados no se sientan cómodos pidiendo ayuda. Para evitar esto, es necesario crear un ambiente y una cultura en donde la salud mental se perciba como algo normal y necesario. Los directores ejecutivos pueden encontrar maneras de hablar y educar a los colaboradores sobre el tema de manera constante. Esto permite que los mismos se sientan cómodos abriéndose en relación a sus preocupaciones, y que no duden en pedir apoyo cuando lo necesitan. Otro aspecto que puede normalizar el tema de la salud mental en la organización es la reciprocidad. Los directores ejecutivos también pueden abrirse con sus empleados sobre cómo se sienten ellos mismos, haciéndoles sentir a sus colaboradores que no hay nada de qué avergonzarse. También, es importante recordarle a los colaboradores constantemente, los recursos que tienen disponibles para velar por la salud mental. 

4. Incentivar el balance 

Trabajar de manera remota y desde casa puede ser algo muy nuevo para la mayoría de los colaboradores. Esto puede hacer que los mismos tengan mayor dificultad que antes en encontrar un balance entre la vida personal y laboral, lo cual podría resultarles muy estresante y podría dañar la salud mental.  Por esto, es necesario que los directores ejecutivos enfaticen a sus colaboradores la importancia de encontrar este balance. Pueden brindarle a sus empleados por el medio más conveniente, consejos sobre cómo separar el ámbito laboral del personal aún estando en casa. Algunas recomendaciones podrían ser:

  • Tener un espacio de trabajo en casa
  • Definir un horario de trabajo
  • Tomarse el tiempo de compartir con la familia 
  • Tomarse el tiempo personal para relajarse, leer, meditar, hacer ejercicio o llevar a cabo otras buenas prácticas. 

También, los ejecutivos pueden establecer límites de horarios para enviar mensajes o correos relacionados al trabajo. Esto permite que una vez una persona termina su día laboral, no interrumpe su tiempo para compartir con la familia o su tiempo personal contestando correos, mensajes o estando pendiente de asuntos relacionados al trabajo. 

5. Comunicación constante 

Los colaboradores necesitan encontrar seguridad en tiempos de incertidumbre, y esto no se puede lograr sin comunicación constante. En el estudio mencionado con anterioridad, 91.5% de los empleados establecieron que  querían recibir comunicación por parte de sus jefes como mínimo una vez a la semana.  Es por esto que los ejecutivos deben mantenerse en contacto con sus empleados, y deben ser transparentes a la hora de comunicarse. También, es importante que los empleados tengan claro que se espera de ellos. Tener expectativas claras aumenta en un 30% la probabilidad de que los colaboradores sean productivos, y reduce en un 75% la probabilidad de que planeen renunciar. Disminuir la incertidumbre mediante la comunicación permite reducir el estrés ante los cambios que están surgiendo dentro de la empresa. 

6. Relaciones entre colaboradores

Por último, es importante que a pesar de estar trabajando de manera remota, los colaboradores puedan tener comunicación entre ellos.  Esto también aporta a la salud mental, ya que permite que los colaboradores compartan e interactúen con personas que están pasando por los mismos cambios que ellos. Los colaboradores pueden apoyarse entre ellos, creando una cultura en donde todos sientan la comodidad de pedir ayuda a cualquier persona dentro de la organización.  Los directores ejecutivos pueden encontrar maneras de facilitar e incentivar las relaciones e interacciones entre colaboradores.

Podemos concluir que las medidas que se han tomado en la vida empresarial para poder velar por la salud física de los trabajadores, pueden causar consecuencias grandes en la salud mental de los mismos. Los directores ejecutivos deben de mantenerse enterados de cómo se encuentra la salud mental de sus empleados, y encontrar maneras de apoyarlos. Esto permite que los colaboradores puedan seguir trabajando de manera productiva, y que se sientan bien dentro de su organización. Para velar por la salud mental de los trabajadores, los directores ejecutivos pueden apoyarse en plataformas digitales para brindar apoyo a pesar de la distancia.

Fuente:
Qualtrics (7 mayo del 2020). Confronting Mental Health Crisis Stemming from the COVID-19 Pandemic. Obtenido en https://www.qualtrics.com/blog/confronting-mental-health/

María Gabriela Yurrita
Ir al perfil de LinkedIn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *